Todo lo que necesitas para ir al teatro

Ana Azorín e Inés Kerzan: «No quiero que me den un papel por ser mujer, quiero que me lo den porque quieren trabajar conmigo»

4 marzo 2020
e

Podría decirse que la Compañía Paso Azorín es omnipresente, no hay mes en el que no encontremos en la cartelera madrileña alguno de sus títulos. Le da lo mismo escenarios como el del Fernán Gómez, como cualquier sala alternativa que se preste; pero de un tiempo a esta parte, si un espectador quiere encontrar a esta compañía, no tiene más que dirigirse al Teatro Lara, donde actualmente se encuentran representando dos espectáculos distintos: La importancia de llamarse Ernesto en la sala Cándido Lara y Las leyes de de la relatividad aplicadas a las relaciones sexuales en la sala Lola Membrives, pero donde han llegado incluso a tener programados cuatro espectáculos simultáneos.

El núcleo duro de esta compañía está compuesto por el dramaturgo y director Ramón Paso y las actrices Ana Azorín e Inés Kerzan. Los tres son los productores de todos sus espectáculos, en breve superarán la veintena de espectáculos estrenados en tan solo siete años de existencia. El cómo, el cuándo y el porqué nos lo ha querido contar la parte femenina de la compañía.

Teatro Madrid.- Si uno mira la cartelera, es casi imposible no encontrarse con alguno de vuestros espectáculos.

Ana Azorín.- Uno de los objetivos de la compañía es poder tener, al menos, una función en cartel cada mes. Es la manera de que la gente te conozca.

Inés Kerzan.- También nos sirve a nosotros para no oxidarnos.

TM.- Aún así, siempre hay alguien que no os conocerá, ¿cómo nació la Compañía Paso Azorín?

AA.- La compañía nace en 2012. Ramón y yo llevábamos un tiempo escribiendo para televisión, pero con muchas ganas de hacer teatro. Y el 12/12/2012 estrenábamos Todo el mundo lo hace en El Montacargas. Una obra que trataba sobre la crisis y funcionó muy bien, a partir de ahí decidimos montar la compañía. Y en el 2014 entró Inés como actriz y poco tiempo después lo hizo como productora.

IK.- Entré por casting, me cogieron y dije: “Esto me encanta. A no ser que me echen, aquí me quedo” y poco a poco me fui involucrando con la compañía. Empecé con Matadero 36/39, una obra sobre la Guerra Civil que forma parte de la Trilogía de la Guerra junto a El mono azul y Terror y ceniza.

TM.Si miramos vuestra trayectoria, podría decirse que sois casi una compañía de repertorio que toca cualquier tipo de género.

IK.- Sí. Eso nos permite crecer artísticamente a pasos agigantados. Permitiéndonos probar y hacer papeles que no estarían dándonos fuera de la compañía. Eso nos permite abrir el registro muchísimo. El poder encontrar cosas muy distintas de nosotros, que se alejan.

AA.- Es lo bonito de la interpretación, lo estimulante. Además no creo en eso de que tienes que tener unas vivencias para que el personaje te salga y ese tipo de historias.

IK.- No somos muy de métodos.

AA.- Lo interesante es que tú estés creando un personaje que no tiene nada que ver contigo. Para mí eso es lo gratificante de esta profesión, que puedes ser lo que sea y quien sea.

TM.- ¿Cómo decidís qué proyectos ponéis en pie?

IK.- Mucho del estímulo parte de Ramón, pero funcionamos muchos con estrategia. De repente nos dice que llevamos mucho tiempo haciendo cierto tipo de teatro con un reparto grande y nos propone hacer una comedia que sea solo de chicas, así es como ha surgido El móvil que es el nuevo proyecto que hemos empezado a ensayar esta semana pasada y que se estrenará en Abril en el Lara.

AA.- O, por ejemplo, un día surgió la idea de hacer una obra de Woody Allen. Queríamos hacer Sueños de un seductor. Conseguimos los derechos ¡y la estrenaremos en junio!

TM.- Después de Wilde, Jardiel, Shakespeare o Stoker, ¿ahora os lanzáis a por Woody Allen?

AA.- ¡Cuando nos dijeron que nos habían dado los derechos fue una fiesta! Es flipante ver el contrato con la firma de Ramón y la Woody Allen al lado (Se ríen) 

IK.- Al parecer, al principio era reacio a dar los derechos, pero cuando le hablaron de Ramón, le interesó su figura y eso hizo que accediera a dar los derechos. Eso es muy bonito.

AA.- Luego en Julio estaremos en la grande del Lara de nuevo con un Jardiel: Tú y yo somos tres. Teníamos muchas ganas de volver sobre Jardiel después de Usted tiene ojos de mujer falta… en la radio.

TM.- ¿Por qué creéis que no es tan habitual montar autores como Jardiel?

IK.- Yo diría que el problema está en la forma en la que se ha montado las últimas veces. Creo que los pobres autores acarrean la mala fama por culpa de malos montajes, cuando esos textos son maravillosos. En el caso de Jardiel, los textos son brillantes, modernos, las premisas siguen siendo actuales. Las mujeres que salen en algunas de sus obras son más modernas que las actuales. En general, la sociedad en la que vivimos, no es tan moderna como la que plantea Jardiel.

TM.- Ahora mismo estáis en el Lara haciendo doblete con La importancia de llamarse Ernesto y Las leyes de de la relatividad aplicadas a las relaciones sexuales. En una misma tarde os pueden ver metidas en una comedia o en un espectáculo de tintes sociales.

AA.- Son dos mundos completamente distintos. «Las leyes…» es una tragicomedia que habla más de la soledad, de porqué  tendemos cada vez más a ser menos sociales. Es como que el tú a tú se está perdido entre pantallas.

IK.- Pasas del llanto a la risa sin darte cuenta. Ese equilibrio es muy difícil, pero muy bello.

AA.- La comedia tiene algo maravilloso y es que enseguida te enteras si funciona o no por la risa de la gente. Cuando funciona, el diálogo que se establece con el público es maravilloso. Yo soy muy loca de la comedia, por esa comunicacion tan directa. Quiero mucho al publico y sé que aunque es cruel, es tu aliado. La gente no va al teatro a aburrirse. Si les das, te lo van a coger.

TM.- Por Paso Azorín ha pasado mucha gente. Además del núcleo duro que sois vosotras con Ramón, tenéis un buen puñado de nombres que van y vienen dependiendo del montaje.

AA.- Sí. Nos gusta mucho trabajar con gente distinta que de repente te aporta cosas diferentes. Hay veces que necesitas un perfil concreto y no lo tienes. Nos gusta conocer gente y cuando damos con personas con las que nos sentimos cómodos y hemos conectado, intentamos repetir. No es tan fácil encontrar un equipo que encaje. Lo vínculos de un proceso creativo son muy fuertes. Son casi familia.

IK.- Ramón nos lo dice mucho: “Sois siete, once, los que sea, pero sois imprescindibles y tenéis que cuidaros como si fuerais uno”.

TM.- Entre los dieciocho montajes que lleváis a vuestras espaldas, ¿con qué título o personaje os quedaríais?

AA.- Yo recuperaba ahora mismo el de Usted tiene ojos de mujer fatal… en la radio. Que eran dos. Por un lado estaba Catalina que era la chica de la limpieza, que era como muy brutota, y Francisca que era una loca que no paraba de llorar, pero que en el sufrimiento encontraba el regocijo. Es uno de los personajes más bonitos. Y como una «frikada», en La ramera de Babilonia, hacia de una feta que era muy hija de puta y era muy divertida de hacer. Ese personaje se me quedó ahí dentro. Ramón dice que la gente hablará de cuando hizo Hamlet, la Srta. Julia y yo de cuando hice de la Feta (Suelta una carcajada)

IK.- La ramera de Babilonia es nuestro buque insignia y es la primera comedia que hice. Pero a mí el romance y la épica me encantan y si lo mezclas con vampiros ¡me vuelves loca!. Me hizo una ilusión tremenda interpretar los tres personajes de Drácula, han sido muy bonitos de hacer ¡Es la historia de amor definitiva! También me gusta mucho la Gema de «Las Leyes…» porque es muy alejado de mi, o la Mar de Lo que mamá nos ha dejado porque era una loca de atar.

TM.- ¿Cuáles son los pilares fundamentales de la compañía?

IK.- El teatro que hacemos está basado en texto, actores y madera. El resto de los elementos están supeditados a contar la historia. Creo que eso nos caracteriza por encima de otras compañías que a lo mejor le dan más importancia a otros elementos escénicos que para nosotros están al servicio de contar un cuento. ¡Y creo que estamos locos! (Se ríe)

AA.- Tenemos la suerte de que grandes profesionales han apostado por nosotros. Por ejemplo Luis Torres en el Fernan Gomez o Antonio Fuentes desde el Lara, desde 2015 llevamos metidos allí sin salir. Nuestro trabajo gusta, la gente considera que somos serios, entonces, apuestan por nosotros. Igual que los que se meten con nosotros. Y es bonito porque lo hacen porque nos han visto trabajar. También es porque llevamos una linea de teatro alternativo.

TM.- ¿Qué es para vosotras el teatro alternativo?

IK.- Si hablas de teatro alternativo parece que hablas de un teatro que es de una calidad inferior, pero ni es así ni debería ser así. Cuando hablas de teatro alternativo es porque trata temáticas y hace un tipo de montaje que tiene un público más concreto, pero sigue siendo teatro profesional. Hay mucha gente que está haciendo teatro de calidad. Hay espectáculos que requieren de una intimidad de una sala pequeña, pero que una sala sea pequeña no quiere decir que el espectáculo sea peor.

AA.- La cercanía que dan salas como la Lola Membrives me gusta. Además creo que te enseña mucho. Cuando sabes interpretar así, te puedes subir a donde sea, que lo vas a saber hacer, pero al revés no siempre pasa. Hay gente que lleva toda la vida en escenarios grandes y luego no pueden enfrentarse al público tan de cerca. Yo soy defensora de las salas pequeñas. Es un entrenamiento brutal.

IK.- Cuando estás muy cerca, no puedes disimular nada, ves pensar al actor. La cercanía del publico me gusta y lo defiendo mucho. La Cándido Lara aúna lo mejor de los dos mundos, tiene una acústica maravillosa y el publico relativamente cerca. Es muy amable y acogedora. En el Fernán Gómez, si tu no tienes presencia, no se te ve, tienes que utilizar toda tu potencia. Un escenario grande enseguida denuncia cuando no hay un actor en escena.

AA.- Es muy difícil poner esa intimidad, el matiz, y que te sientan al fondo. Todos los escenarios te enseñan algo.

TM.- ¿El escenario es el que moldea al actor/actriz?

IK.- No hay otra forma de aprender que encima de un escenario. Hay muchas escuelas que te enseñan todo tipo de métodos, pero esta profesión se aprende haciendo. Asi se aprendía antes, desde meritorio. Tienen que ser las tablas y el público, ni si quiera en los ensayos. El tiempo sobre un escenario, esas son las horas que suman. Yo creo que las escuelas no sirven para nada, y yo he ido a escuelas como todo el mundo. Normalmente sirven para meter un montón de cosas en la cabeza que lo único que hacen luego es ponerte trabas y hacer que dudes de ti mismo, de tu instinto. Soltar eso es dificilísimo. Si me dices que te quieres dedicar a esto, primero te preguntaría si estás seguro (Se ríen) Si me dices que sí, te diría que te metieras en una compañía y trabajaras, desde abajo, con humildad, cariño y mucho valor. Y que no te saquen los cuartos.

TM.- Vosotras, como mujeres, ¿consideráis que hay desigualdad en las artes escénicas?

AA.- Yo creo que el teatro no tiene esos problemas que tienen otras profesiones en cuanto a desigualdad. El mejor actor, dicho en genérico, de este país es una mujer: Nuria Espert.

IK.- Y Carmen Machi y Blanca Portillo. De hecho las mejores pagadas seguramente sean mujeres.

AA.- Puede que con esto me meta en un lío, pero me parece que en el arte tiene que primar el «buen arte». Creo que en la cultura es muy importante, si quieres que signifique algo para la gente, que venga de un artista, independientemente de que sea un hombre o una mujer. Yo no quiero que me den un papel por ser mujer, quiero que me lo den porque quieren trabajar conmigo, por mi talento. No quiero engrosar una lista porque hay que tener 50% de mujeres y 50% de hombres, no. Quiero ganarme ese puesto.

IK.- Ademas creo que España es un país más de actrices que de actores. Es verdad que dependiendo de en qué momento histórico, ha habido menos papeles femeninos protagonistas, pero estoy en contra de la discriminación positiva. Entiendo que mucha gente argumenta que venimos de una época en la que la balanza estaba inclinada hacia el otro lado, pero ahora yo creo que las mujeres tienen que ganarse el puesto que tenga por su valor como ser humano y como profesional, independientemente de su sexo.

TM.- ¿En algún momento le habéis dicho a Ramón «esto no lo diríamos nosotras» de alguno de sus textos?

AA.- No. De hecho me siento una privilegiada porque hay veces que nos escribe papeles a medida. Tenemos la grandísima suerte de que Ramón es muy buen escritor de actrices, crea unos personajes femeninos maravillosos.

IK.- Ramón entiende las voces femeninas mejor que muchas mujeres. Ha observado con admiración, sensibilidad y cariño a las mujeres y probablemente sabe plasmarlo mejor que una mujer que escriba. Algunas feministas son reacias a que esto suceda y me parece una gilipollez tremenda. Es la capacidad de observar del ser humano. Un buen escritor sabe hacer eso con las mujeres y con los hombres. Creo las mujeres que escribe Ramón funcionan tan bien porque antes que mujeres, son seres humanos.

José Antonio Alba / @joseaalba

 

Únete gratis a Teatro Madrid
Creando tu usuario disfrutarás de sorteos y promociones, podrás valorar espectáculos y dejar tus comentarios, acceder al Calendario TM con toda la programación y recibir nuestro newsletter semanal con toda la actividad teatral de la ciudad de Madrid.

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Escenes i Publics, SL. Finalidad: desarrollar su actividad comercial, cumplir las contrataciones realizadas por los usuarios y remitir comunicaciones comerciales personalizadas en base a un perfilado a los usuarios (en caso que nos autoricen a ello). Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Escenes i Publics, SL y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la agpd.es.

Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario
Únete a TM
Ya somos más de 10.000 usuarios. ¿Te apuntas?

Únete gratis a Teatro Madrid y disfruta de:

Ventajas

Sorteos y promociones

Calendario TM

Toda la cartelera a un vistazo

Newsletter

Semanal con toda la actividad teatral

Usuario TM

Valora espectáculos, lístalos y sigue amigos

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Escenes i Publics, SL. Finalidad: desarrollar su actividad comercial, cumplir las contrataciones realizadas por los usuarios y remitir comunicaciones comerciales personalizadas en base a un perfilado a los usuarios (en caso que nos autoricen a ello). Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Escenes i Publics, SL y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la agpd.es.

Hay que ser usuario de Teatro Madrid
¡Únete, es gratuito! Ya somos más de 10.000

¿Ya estás registrado?

He olvidado la contraseña

Crear usuario

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Escenes i Publics, SL. Finalidad: desarrollar su actividad comercial, cumplir las contrataciones realizadas por los usuarios y remitir comunicaciones comerciales personalizadas en base a un perfilado a los usuarios (en caso que nos autoricen a ello). Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Escenes i Publics, SL y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la agpd.es.